Queremos compartir

  • una convicción
    —el ser humano necesita recuperar su dimensión espiritual—

  • y una intuición
    —la espiritualidad franciscana, en cuanto intuición de lo esencial del Evangelio, puede tener algo que decir en este tiempo de desorientación.

Te invitamos a participar en el encuentro mensual de oración de la Red Asís que tendrá lugar los últimos jueves de cada mes a las 19,30h.

Lugares en los que se celebra la oración mensual

 

Carta de este mes: Carta nº 136

Febrero de 2020  Número 136

Principio 4. Compartir este camino, vivir la fraternidad

El Papa Francisco nos ha recordado recientemente que no nos salvamos solos sino juntos. Porque Dios nos quiere como a hijos e hijas pero no a solas sino en hermandad. Por eso nos pregunta como a Caín: “¿Dónde está tu hermano?” Jesús mismo nos recordó que “lo que hagáis a uno de estos, a mí me lo hacéis.”

 Pulsa aquí para recibir la Carta de Asís por e-mail ( ).


Repositorio de cartas

Evangelio del día

Marcos 9,30-37

Marcos:Introducción12345678910111213141516

Jesús anuncia por segunda vez su muerte
(Mt 17.22-23; Lc 9.43-45)
30 Cuando se fueron de allí, pasaron por Galilea. Pero Jesús no quiso que nadie lo supiera,31 porque estaba enseñando a sus discípulos. Les decía:
–El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; pero tres días después resucitará.m
32 Ellos no entendían estas palabras, pero tenían miedo de hacerle preguntas.
¿Quién es el más importante?
(Mt 18.1-5; Lc 9.46-48)
33 Llegaron a la ciudad de Cafarnaún. Estando ya en casa,n Jesús les preguntó:
–¿Qué veníais discutiendo por el camino?
34 Pero se quedaron callados, porque en el camino habían discutido sobre cuál de ellos era el más importante.ñ35 Entonces Jesús se sentó, llamó a los doce y les dijo:
–El que quiera ser el primero, deberá ser el último de todos y servir a todos.o
36 Luego puso un niño en medio de ellos, y tomándolo en brazos les dijo:
37 –El que recibe en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe; y el que a mí me recibe, no solo me recibe a mí, sino también a aquel que me envió.p