Queremos compartir

  • una convicción
    —el ser humano necesita recuperar su dimensión espiritual—

  • y una intuición
    —la espiritualidad franciscana, en cuanto intuición de lo esencial del Evangelio, puede tener algo que decir en este tiempo de desorientación.

Te invitamos a participar en el encuentro mensual de oración de la Red Asís que tendrá lugar los últimos jueves de cada mes a las 19,30h.

Lugares en los que se celebra la oración mensual

 

Carta de este mes: Carta nº 141

Julio de 2020  Número 141

Principio 1. Buscar cada día la relación personalizada con Dios

En este tiempo de pandemia las fuentes de nuestra confianza han resultado tocadas, cuando no dañadas. Es hora de que volvamos nuestra mirada a Dios. Nos hará bien.

Siempre que la vida nos descoloca, nos deja sin saber a qué agarrarnos, o heridos, es importante volver a la relación personal con Dios, que nos coloca en nuestro sitio.

 Pulsa aquí para recibir la Carta de Asís por e-mail ( ).


Repositorio de cartas

Evangelio del día

Mateo 13,1-23

Mateo:Introducción12345678910111213141516171819202122232425262728

13 VII. SIETE PARÁBOLAS DE JESÚS (13.1-52)a
Parábola del sembrador
(Mc 4.1-9; Lc 8.4-8)
Aquel mismo día salió Jesús de casa y fue a sentarse a la orilla del lago.Como se reunió mucha gente, subió Jesús en una barca y se sentó,b mientras la gente se quedaba en la orilla.Y se puso a hablarles de muchas cosas por medio de parábolas.c Les dijo: “Un sembrador salió a sembrar.Y al sembrar, una parte de la semilla cayó en el camino, y llegaron las aves y se la comieron.Otra parte cayó entre las piedras, donde no había mucha tierra; aquella semilla brotó pronto, porque la tierra no era profunda;pero el sol, al salir, la quemó, y como no tenía raíz, se secó.dOtra parte cayó entre espinos, y los espinos crecieron y la ahogaron.Pero otra parte cayó en buena tierra y dio una buena cosecha: unas espigas dieron cien granos por semilla, otras dieron sesenta y otras treinta.Los que tienen oídos, oigan.”
El porqué de las parábolas
(Mc 4.10-12; Lc 8.9-10)
10 Los discípulos se acercaron a Jesús, y le preguntaron por qué hablaba a la gente por medio de parábolas.11 Jesús les contestó: “A vosotros, Dios os da a conocer los secretose de su reino; pero a ellos no.12 Pues al que tiene, se le dará más y tendrá de sobra; pero al que no tiene, hasta lo que tiene se le quitará.f13 Por eso les hablo por medio de parábolas; porque ellos miran, pero no ven; escuchan, pero no oyen ni entienden.14 En ellos se cumple lo que dijo el profeta Isaías:
‘Por mucho que escuchéis, no entenderéis;
por mucho que miréis, no veréis.
15 Pues la mente de este pueblo está embotada:
son duros de oído
y han cerrado sus ojos,
para no ver ni oir,
para no entender ni volverse a mí
y que yo los sane.’g
16 “Pero dichosos vosotros, porque tenéis ojos que ven y oídos que oyen.17 Os aseguro que muchos profetas y gente buena desearon ver lo que vosotros veis, y no lo vieron; desearon oir lo que vosotros oís, y no lo oyeron.h
Jesús explica la parábola del sembrador
(Mc 4.13-20; Lc 8.11-15)
18 “Oíd, pues, lo que significa la parábola del sembrador:19 Los que oyen el mensaje del reinoi y no lo entienden, son como la semilla que cayó en el camino; viene el malignoj y les quita el mensaje sembrado en su corazón.20 La semilla que cayó entre las piedras representa a los que oyen el mensaje y al pronto lo reciben con gusto,21 pero, como no tienen raíces, no pueden permanecer firmes: cuando por causa del mensaje sufren pruebas o persecución, fracasan en su fe.22 La semilla sembrada entre espinos representa a los que oyen el mensaje, pero los negocios de este mundo les preocupan demasiado y el amor a las riquezas los engaña: todo eso ahoga el mensaje y no le deja dar fruto en ellos.23 Pero la semilla sembrada en buena tierra representa a los que oyen el mensaje y lo entienden, y dan una buena cosecha: son como las espigas que dieron cien, sesenta o treinta granos por semilla.”