Queremos compartir

  • una convicción
    —el ser humano necesita recuperar su dimensión espiritual—

  • y una intuición
    —la espiritualidad franciscana, en cuanto intuición de lo esencial del Evangelio, puede tener algo que decir en este tiempo de desorientación.

Te invitamos a participar en el encuentro mensual de oración de la Red Asís que tendrá lugar los últimos jueves de cada mes a las 19,30h.

Lugares en los que se celebra la oración mensual

 

Carta de este mes: Carta nº 106

Agosto de 2017  Número 106

Principio 2. Vida cotidiana: Hacia dentro, humildad

En este segundo principio intentamos mirar hacia dentro. Pero hay modos y modos de mirarnos. Si nos miramos desde nosotros mismos, lo que vemos es lo que nos falta. Pero podemos mirarnos desde Dios, desde sabernos sus hij@s, y entonces veremos que es Él quien llena nuestro vacío, nuestra falta.

Eso es precisamente lo que nos pasa con la fidelidad: es su amor el que nos impulsa a vivir en fidelidad.

Pulsa aquí para recibir la Carta de Asís por e-mail ( ).


Repositorio de cartas

Evangelio del día

Mt 19, 3-12

Unos fariseos se acercaron a Jesús, y para tenderle una trampa le preguntaron:
- ¿Le está permitido a uno separarse de su esposa por un motivo cualquiera?c
Jesús les contestó:
- ¿No habéis leído en la Escritura que Dios, al principio, 'hombre y mujer los creó'?d Y dijo: 'Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su esposa, y los dos serán como una sola persona.'e Así que ya no son dos, sino uno solo. Por lo tanto, no separe el hombre lo que Dios ha unido.
Ellos le preguntaron:
- ¿Por qué, pues, mandó Moisés entregar a la esposa un certificado de separación cuando se la despide?f
Jesús les dijo:
-Precisamente por lo tercos que sois os permitió Moisés separaros de vuestras esposas; pero al principio no fue así. Yo os digo que el que se separa de su esposa, a no ser por motivo de inmoralidad sexual,g y se casa con otra, comete adulterio.h
10 Le dijeron sus discípulos:
-Si esta es la situación del hombre respecto de su mujer, más vale no casarse.
11 Jesús les contestó:
-No todos pueden comprender esto, sino únicamente aquellos a quienes Dios ha dado que lo comprendan. 12 Hay diferentes razones que impiden a los hombres casarse. Algunos ya nacen incapacitados para el matrimonio; a otros los incapacitan los hombres, y otros viven como incapacitados por causa del reino de los cielos.i El que pueda aceptar esto, que lo acepte.