Queremos compartir

  • una convicción
    —el ser humano necesita recuperar su dimensión espiritual—

  • y una intuición
    —la espiritualidad franciscana, en cuanto intuición de lo esencial del Evangelio, puede tener algo que decir en este tiempo de desorientación.

Te invitamos a participar en el encuentro mensual de oración de la Red Asís que tendrá lugar los últimos jueves de cada mes a las 19,30h.

Lugares en los que se celebra la oración mensual

 

Carta de este mes: Carta nº 108

Octubre de 2017  Número 108

Principio 4. Compartir este camino, vivir la fraternidad

San Francisco nos invita continuamente a vivir como hermanos y hermanas, con todos los seres, pues todos somos criaturas de un mismo Dios. Y es precisamente eso lo que nos hace estar todos vinculados, todos unidos. Por eso, la fraternidad es nuestro lugar, porque somos seres relacionales.

La valía de la persona está en su capacidad de relación, en su capacidad de no encerrarse en sí, sino de interesarse por el bien del otro, de la otra; en definitiva, de su interés por amar.

 Pulsa aquí para recibir la Carta de Asís por e-mail ( ).


Repositorio de cartas

Evangelio del día

Lk 11,47-54

47 “¡Ay de vosotros!, que construís los sepulcros de los profetas a quienes mataron vuestros antepasados. 48 Con eso dais a entender que estáis de acuerdo con lo que vuestros antepasados hicieron, pues ellos los mataron y vosotros construís sus sepulcros.g
49 “Por eso, Dios dijo en su sabiduría: ‘Les mandaré profetas y apóstoles; a unos los matarán y a otros los perseguirán.’ 50 Dios pedirá cuentas a la gente de hoy de la sangreh de todos los profetas que fueron asesinados desde la creación del mundo, 51 desde la sangre de Abel hasta la de Zacarías, a quien mataron entre el altar y el santuario.i Sí, os digo que Dios pedirá cuentas de la muerte de ellos a la gente de hoy.
52 “¡Ay de vosotros, maestros de la ley!, que os habéis apoderado de la llave de la ciencia, y ni vosotros entráis ni dejáis entrar a los que quieren hacerlo.”j
53 Cuando Jesús les dijo estas cosas, los maestros de la ley y los fariseos se llenaron de ira y comenzaron a molestarle con muchas preguntas, 54 tendiéndole trampas para cazarlo en alguna palabra.